0 0
Read Time:6 Minute, 24 Second

Renée Webster es una escritora y directora australiana. Sus dos cortometrajes, “Scoff” y “Edgar and Elizabeth” obtuvieron múltiples premios y se proyectaron en numerosos festivales internacionales de cine. Como directora de comerciales, su trabajo continúa recibiendo reconocimiento internacional. Su trabajo reciente como directora incluye la serie dramática “The Heights” y “Aftertaste”. “Cómo complacer a una mujer” marca su primer largometraje.

“Cómo complacer a una mujer” ahora está en cines selectos. Estará disponible en VOD el 29 de julio.

W&H: Descríbanos la película con sus propias palabras.

RW: “Cómo complacer a una mujer” es una película traviesa, tierna, a veces loca y alegre que tiene una mirada muy humana sobre el sexo y el placer. Y tiene al protagonista más improbable del mundo en el centro. Gina es una mujer de 50 años sexualmente invisible, sola en su matrimonio y subestimada en el trabajo. Cuando comienza un nuevo negocio y su servicio de limpieza de casas se sale de control, debe aprender a abrazar su sexualidad si quiere hacer una nueva vida para sí misma.

W&H: ¿Qué le atrajo de esta historia?

RW: Me interesan las historias de las que no escuchamos a menudo, y encontrar lo que es identificable y humano. ¿Qué sucede cuando los niveles de testosterona de un hombre caen con la edad? Y luego, ¿cómo es ser la mujer que está casada con ese hombre? Tenía muchas ganas de llevar a la pantalla una comunidad nadadora y la experiencia visceral de nadar en el Océano Índico al amanecer. Esta historia es realmente una amalgama de tantas cosas. Creo que lo que también me atrajo de esta historia fue el peligro. Esta es una película difícil de hacer bien. El humor y el tono tienen que ser muy específicos, y hay una especie de tensión en hacerlo bien. Me atraen las cosas que se relacionan y son humanas y encuentro estas cualidades en lugares inesperados.

W&H: ¿En qué quiere que piense la gente después de ver la película?

RW: Esta película ve el sexo como una conversación que ocurre entre personas y reconoce que esas conversaciones pueden cambiar con el tiempo. Me encantaría que esta película abra nuevas conversaciones en la vida de las personas. De todo lo que estamos escuchando, eso es exactamente lo que está pasando. Lo que no esperaba era recibir tantas fotos no solicitadas de los maridos y parejas de mis amigas pasando la aspiradora. En serio.

W&H: ¿Cuál fue el mayor desafío al hacer la película?

RW: El mayor desafío al hacer esta película fue lograr el tono correcto. Pero en mi preparación, una de las cosas más difíciles, pero más críticas, que hice fue comunicarme con la compañía que inspiró la película. Aquí en Australia la prostitución es legal, aunque con muchas restricciones. Leí sobre dos mujeres que dirigían una empresa que ofrecía servicios sexuales para mujeres. Estas mujeres se describían a sí mismas como amas de casa y eran tan contrarias a mi comprensión limitada de la industria del sexo. Tenía todo tipo de estereotipos preconcebidos en mente. Lo que fue realmente interesante, cuando hablé con estas mujeres, fue averiguar quiénes eran sus clientes. ¿Quiénes son estas mujeres que van a pagar por sexo? Las respuestas también fueron inesperadas y algunas de ellas han inspirado personajes e historias en la película.

W&H: ¿Cómo consiguió la financiación de su película? Comparte algunas ideas sobre cómo hiciste la película.

RW: Esta película inicialmente fue apoyada por un esquema en Australia llamado Gender Matters que nos brindó algo de apoyo para el desarrollo. Es un soporte de desarrollo de perfil bastante alto, por lo que nos notaron desde allí. Nuestro financiamiento fue una combinación de agentes de ventas, distribución internacional, financiamiento estatal y federal, y simplemente no estaríamos aquí sin nuestros inversionistas privados. Es una estructura de financiación bastante tradicional para las películas australianas.

W&H: ¿Qué te inspiró a convertirte en cineasta?

RW: Siempre supe que quería ser escritor, pero en la universidad estaba estudiando derecho y ciencias ambientales. Tuve que elegir un tema de cine para poder hacer una unidad de escritura creativa. La humanidad absoluta en el trabajo de crear una película, en comparación con estudiar jurisprudencia en la biblioteca, fue tan visceral que me enganché de inmediato. Algunas personas me preguntan si me veo primero como escritor o como director. Empecé como escritor porque tenía más confianza en eso. Había crecido escribiendo cuentos cuando era niña. Además, ¿quién me iba a dar algo para dirigir? Dirigir se sintió más difícil: es muy público, necesitas recursos para que todo el equipo trabaje contigo, etc. Ahora probablemente me siento un poco más como un director que como un escritor en los últimos años. En realidad, me considero, ante todo, un narrador.

W&H: ¿Cuál es el mejor y el peor consejo que ha recibido?

RW: A veces el mejor consejo también puede ser el peor consejo, [such as] “Espera tu momento”. Bueno, no debe esperar, lo sabemos, pero al mismo tiempo, las historias que elige crear o conectarse son importantes. Creo que tienes que traer tu política a tu trabajo, y por mucho que la oportunidad sea importante, también es importante ser selectivo sobre dónde y cómo quieres usar tus energías creativas.

W&H: ¿Qué consejo tiene para otras directoras?

RW: Creo que una de las cosas más valiosas que aportas a tu “voz de dirección” son tus instintos. Y a veces eso se reduce a algo realmente simple como lo que te gusta y lo que no te gusta. Está bien ir con lo que crees que es correcto, o lo que te gusta la idea. Puede ser difícil cumplir con eso, pero es importante reconocer y seguir tus instintos.

W&H: Nombre su película favorita dirigida por mujeres y por qué.

RW: Me gustaría mencionar a una de mis directoras favoritas, Jessica Hobbs. Jessica aporta una experiencia emocional realmente cinematográfica a la televisión y se destacó en este campo antes de que la televisión se convirtiera en lo que es hoy.

Además, me encantan las películas de Kathryn Bigelow. Todos ellos. Me encanta lo convincentes que son, lo bien que trabaja con los personajes dentro del género, su éxito en la taquilla.

W&H: ¿Cómo se está adaptando a la vida durante la pandemia de COVID-19? ¿Te mantienes creativo y, de ser así, cómo?

RW: COVID fue un momento muy ocupado para mí. En Australia hemos tenido más suerte y en nuestras etapas de encierro más extremas, estaba terminando de escribir y empaquetar esta película. Por supuesto, odio usar una máscara cuando trato de hablar con el elenco, pero todos estamos en el mismo barco. Hemos podido filmar a través de COVID y administrar la publicación también.

W&H: La industria del cine tiene una larga historia de subrepresentar a las personas de color en la pantalla y detrás de escena y de reforzar, y crear, estereotipos negativos. ¿Qué acciones crees que se deben tomar para que sea más inclusivo?

RW: Necesitamos que el péndulo oscile a favor de la diversidad durante algún tiempo para permitir que se recupere el equilibrio. Creo que es muy importante encontrar el equilibrio adecuado entre autenticidad e inclusión. Lo que quiero decir con eso es: no solo tener programas que sean “espectáculos negros” o “espectáculos diversos”, sino permitir que todos estos elementos entren en juego en toda nuestra programación. A nivel de guión, eso significa encontrar formas de llenar las salas de los escritores con la combinación adecuada de diversidad. El desafío en Australia a veces puede significar encontrar escritores disponibles, pero ahí es cuando comenzamos a crear más oportunidades fomentando nuevos talentos.





Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published.